Home Login Contact Us
Resources for Indigenous Cultures around the World
 Resources   Books & Music   Community   Hosted Sites   About Us   
Resource Center
  • Internet Links
  • Nations Index
  • Geographic Region Index
  • Search the Site
  • New Sites this Week
  • Submit a Site!
  • Hosted Resources
  • Hosted Pages
  • Book & Music Center
  • Law & Legal Issues
  • NativeLaw News
  • NativeTech
  • Site Information
  • Get your FREE EMAIL @NativeWeb.Net!
  • Community
  • Donate to NativeWeb
  • About Us
  • Estimados herman@s y amig@s:

    El día jueves 29 de noviembre el gobierno boliviano convocó a un encuentro nacional por la tierra, con el objeto, dijieron de enfrentar la solución del conflicto que enfrenta a indígenas y a terratenientes que bajo la máscara de empresarios se dedican a traficar con tierras y explotar indìgenas en sus latifundios como ocurre en el Chacho, sur del país. Esta situación ha cobrado ya muchas vidas, caso de la matanza de Pananti y la persecusión de líderes indígenas, ahora bajo el manto de la lucha contra el terrorismo. Existe una ley, el 1715, que basado en el convenio 169 de la OIT debe, dar lugar al reconocimiento de territorios indígenas, sin embargo el Estado a través del Instituto Nacional de Reforma Agraria, lo ùnico que ha hecho es captar financiamiento internacional y titualr a los llamados "terceros" que no son otros que los dichosos traficantes y los indios aparecen con una territorio totalmente disminuido, y esto en el Oriente. En el occidente del país la situación es preocupante por que no se ha dado ningún avance en el proceso de saneamiento de tierras, es más el estado y otros grupos están induciendo a los comunarios indígenas a optar por títulos individuales para establecer de una vez el tan ansiado mercado de tierras. Ante esta situación el Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasusyu está encarando la redacción de un PROGRAMA INDÍGENA DE TERRITORIO y con ese objetivo, además de avanzar con la titulación con la leyes en actual vigencia, presentó un documento que esperamos sea difundidos mediante su cooperación, así como esperamos su enriquecimiento.

    Atentamente,
    Carlos Mamani Condori

    La tierra es vida y la Pachamama es nuestra madre
    Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu

    Introducción.

    A nombre de los ayllus, markas y suyus de la república me complace presentar la posición de nuestro Consejo de Gobierno sobre un largo conflicto, que periódica y anualmente se cobra vidas de indígenas cuyo único delito es la búsqueda de la vida en el seno de nuestra propia madre, nuestra Sagrada Pachamama.

    La masacre de nuestros hermanos campesinos sin tierra en Pananti, los numerosos muertos de los Yungas del Chapare, constituyen indudablemente el telón de fondo que no podemos ignorar ni encubrir en este "Encuentro Nacional por la Tierra".

    Como autoridades indígenas estamos seguros que este "Encuentro Nacional" es de diálogo, entre los pueblos indígenas estamos y el Estado; aunque para ser más claros es menester dejar establecido que el CONAMAQ considera como una misma parte a los terratenientes, latifundistas y el Estado cuyo interés velan los gobiernos de turno.

    En este diálogo como Pueblos Indígenas, como Nación Qulla, nos ratificamos en nuestra lucha por el Territorio como, la única garantía de un desarrollo sostenido y autodeterminado. En tal sentido consideramos que los convocantes debieron ser más específicos y objetivos llamando "Encuentro Nacional por el Territorio". En esta perspectiva el conflicto sobre la tierra y el territorio no es solo económico y social sino ante todo político, como expresión de un sistema colonial aún imperante que despoja a los pueblos nativos de sus recursos y territorio, y con ello de toda posibilidad de desarrollo.

    Los antecedentes de un largo conflicto.

    La historia de Bolivia es la historia del despojo. Los actores: colonos, descendientes de Pizarro, Almagro y Luque, que en la idea del patrimonialismo español del siglo XVI, creen en base al derecho de conquista ser los señores absolutos del país, incluidos sus habitantes; pueblos indios, que en la convicción de nuestros derechos inalienables resistimos y luchamos por la destrucción de un sistema caracterizado por su perversidad.

    La lectura de cualquier instrumento que sirve de título de propiedad de los ayllus y pueblos indígenas sobre sus territorios y cuyas primeras fojas se refieren a la conquista señalan siempre una propiedad que viene desde tiempos inmemoriales o desde nuestro último gobierno inca. Esta referencia lleva una clara determinación de mostrar una situación anómala frente a la cual es menester actualizar el instrumento legal. Esta situación se viene repitiendo con una perfecta secuencia desde los lejanos tiempos del siglo XVI. De renovar, de comprar del estado colonial y luego boliviano una y otra vez nuestras tierras y territorios.

    Cómo enfrentamos los ayllus a los despojos perpetrados por Melgarejo, la revisita de 1880, la reforma agraria de a952 y hoy frente al "INRA"? es básicamente la misma otra ves el bendito título debe ser refrendado por el patrón, el amo de turno. El descuido es simplemente mortal, ayllu, marka que no refrenda su título de propiedad desaparece: sus tierras son confiscadas, vendidas y convertidas en hacienda, donde los mismos servirán de pongos, colonos. La legislación boliviana del indio, tan diligentemente recopilada por el abogado José Flores Moncayo, es el testimonio de una voluntad obsesiva de quitar al indio su tierra, el objetivo hasta hoy esgrimido no es otra que la desamortización como condición primera para la generación de riqueza y desarrollo. Y, por supuesto los indios no contamos.

    La idea patrimonial de dominio, ligada a los orígenes mismo del Estado criollo, se expresa en normas y leyes cuya aplicación afecta de manera perversa la vida del pueblo indígena.

    El conflicto hoy

    El estado del conflicto, tiene que ver con la angustia de los últimos sobrevivientes de la larga matanza indígena perpetrada por el mundo europeo, trasplantando a Abya Yala. El territorio entonces adquiere carácter esencial cuya conservación y respeto es de vida o muerte. Así se explica que los indios demos la vida por la tierra y los otros disparen a matar.

    Para entender nuestra lucha es importante saber que significa territorio para los pueblos indígenas. Los hermanos de la selva dicen:

    Son los montes, valles, ríos y lagunas que se identifican con nuestra existencia, que nos proveen de medios de vida. Es el patrimonio heredado de nuestros antepasados y que estamos obligados a dejar a nuestros hijos y nietos. Es nuestro espacio de libertad sobre el que nuestro pueblo ejerce su dominio para desarrollar nuestros elementos nacionales esenciales y por cuya defensa o reivindicación estaremos dispuestos a derramar la sangre cada uno de nosotros.

    Para aymaras, quichwas y urus el territorio no es otro que el espacio, el hogar de la nación Qulla, cuya gestión requerimos para nuestro desarrollo.

    Sin embargo el nacionalismo criollo continúa operando en base a ideas coloniales de que el indio es solo campesino y como tal una clase más de la nación boliviana, así la cuestión es apenas problema de la tierra. Y, es más continua aferrado a la idea colonial de que los indios no estamos capacitados para desarrollar, entonces parten de la premisa de desamortizar la tierra y establecer un mercado de tierras! Así los indios debemos dar paso al latifundio, plantaciones... y con ello estar conscientes que nuestro propio holocausto es necesario y fundamental para sacar a Bolivia de la pobreza y el subdesarrollo!

    El Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu, como Autoridad Nacional de los Pueblos Indígenas de Los Andes, considera necesario establecer una agenda que opere con propiedad sobre tres ejes fundamentales:

    • Territorio,
    • Tierra y
    • Los Derechos de los Pueblos Indígenas.

    Nuestras propuestas

    PREMISA

    El tratamiento del conflicto tierra - territorio debe ser solo a nivel nacional, sin bajar a las regionales lo contrario constituye una clara acción distraccionista.

    I. Territorio.

    1. Reterritorialización del país en acuerdo a la diversidad étnica y cultural, que exprese las proyecciones históricas de libre determinación, como requisito básico de desarrollo nacional como pueblos indígenas.

    2. Establecimiento de un mecanismo de diálogo nacional, que conduzca a la realización de la Asamblea Constituyente, donde se establezcan los fundamentos de un nuevo pacto de convivencia política entre los pueblos.

    II. Tierra

    1. Cumplimiento efectivo de la Ley sobre los derechos de los pueblos indígenas establecidos en la legislación internacional y nacional, especialmente en lo que respecta a tierra y territorio (Art. 171 C.P.E., ley 1257, Ley INRA, Ley de Medio Ambiente, etc.).

    2. Titulación inmediata de las tierras y territorios indígenas como Tierras Comunitarias de Origen y la conversión automática de las tierras tituladas en lo proindiviso.

    3. El Estado, la Superintendencia Agraria y el INRA Nacional, deben aclarar su conducta contradictoria en el cumplimiento de su función respecto a la titulación de TCOs, particularmente en el INRA departamental de La Paz que se ha convertido en un enemigo público de los derechos de los pueblos indígenas.

    4. Modificación de la Ley INRA, en los artículos que menoscaban los derechos de los pueblos indígenas y favorecen a terceros (Traficantes de tierras y burocracia parásita).

    5. La aplicación estricta de todos los instrumentos medioambientales en Territorio Comunitarias Indígenas por parte de las empresas mineras, hidroeléctricas, municipios, etc.

    6. Disminuir la presión sobre la tierra con la dotación de tierras agrícolas en el respeto la visión transversal andina.

    7. Dotación de tierras en reservas fiscales en beneficio de pueblos indígenas y originarios.

    III. Respeto a los Derechos de los pueblos indígenas.

    1. Respeto a las garantías constitucionales y los derechos humanos de los pueblos indígenas, en especial el derecho a la vida.

    2. Respeto y cumplimiento de los derechos reconocidos a los pueblos indígenas, en especial el Derecho a la Consulta que están siendo vulneradas infamemente por los senadores y diputados, que de forma totalmente arbitraria están dando lugar a la enajenación de recursos propios de los Ayllus y Markas del Qullasuyu.

    3. La negociación y venta del gas natural debe contar con la participación de los pueblos indígenas teniendo en cuenta:
      • Que somos el ochenta por ciento de la población del país.
      • Que estos recursos nacen y se originan en territorios de los pueblos indígenas.
      • Que los ductos de exportación atravesaran territorios indígenas.
    4. Juzgamiento y castigo de los autores intelectuales y materiales de las masacres de Pananti y los Yungas del Chapare, septiembre y abril.

    Del cumplimiento de esta agenda mínima creemos posible el inicio de un diálogo que conduzca a la convivencia pacífica entre nuestros pueblos y naciones.

    Gracias !!!

    Chukiyawu Marka - Qullasuyu
    LAPAKA 2001





    © NativeWeb, Inc. 1994-2011 || Disclaimer Statement || Copyright Statement || Contact Us || Donate Now